Alzheimer León celebra un Torneo de Ajedrez de la mano del Magistral

 

 

Alzheimer León celebró los días 7 y 8 de mayo un Torneo de Ajedrez de la mano del Magistral de Ajedrez Ciudad de León en el que participaron reconocidos maestros así como leoneses de todas las edades.

 

La cita, que contó con la colaboración del Ayuntamiento de León, tuvo lugar en una carpa instalada frente a Botines en la que tuvieron lugar partidas y exhibiciones. Así, el día 7 tuvo lugar el I Torneo Intergeneracional, en el que se enfrentaron jóvenes (hasta los 18 años) y mayores (a partir de 50). Fueron un total de 10 leoneses que trataron de dominar el tablero y que participaron en el Torneo de 10.30 a 12.45 horas y de 16.30 a 19.30 horas. Los participantes dispusieron de  15 minutos por jugador y para toda la partida.

 

Al día siguiente, de 10.30 a 13 horas, tuvo lugar una exhibición de partidas simultáneas intergeneracionales. En ella participaron los maestros internacionales Marcelino Sión, director del Magistral de Ajedrez Ciudad de León, y el joven maestro de 18 años Jaime Santos. Ambos se enfrentaron a 25 aficionados leoneses de todas las edades y realizaron alternativamente una jugada en cada tablero sin poder consultarse.

 

El valor de este Torneo va más allá de su contenido lúdico y del carácter intergeneracional de la actividad. Como telón de fondo está el deseo de la Asociación y del Magistral de poner en evidencia los beneficios del ajedrez como terapia preventiva y como valioso recurso para practicar ‘gimnasia mental’. De hecho, Alzheimer León está estudiando la posibilidad de poner en marcha un Taller de Ajedrez que permita aprovechar esta disciplina como terapia preventiva.

 

En los últimos años, tal y como recuerda Marcelino Sión, se han publicado diversos estudios científicos que demuestran cómo el ajedrez adquiere una función de prevención del avance de las enfermedades cognitivas. “Como detalle, es importante conocer que apenas se conocen grandes maestros internacionales del ajedrez aquejados de problemas cognitivos. Esto hace pensar que su práctica arroja resultados beneficiosos en este área”.

 

De hecho, el ajedrez es un juego sobre el que nunca hay un control absoluto. Esto propicia que se desarrollen capacidades como la intuición, el cálculo, la visión espacial… Hay que imaginar diferentes posibilidades, calcularlas y valorarlas, lo que proporciona una agilidad mental importante que contrarresta las horas de ocio pasivo.